jueves, 11 de enero de 2018

ACTIVISTA LGBTI, PRESIDENTE DEL CONSEJO NACIONAL PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO EN ECUADOR


Tras la renuncia de la abogada Consuelo María Bowen Mansur, la representante suplente designada por el Ejecutivo ante el Consejo Nacional para la Igualdad de Género, Mariasol Dumani Mite Galarza, asume la presidencia de la entidad rectora y especializada en la temática de género en el Ecuador.

Mite Galarza es ciudadana trans femenina de 33 años nacida en Guayaquil, graduada como Licenciada en Mercadotecnia de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte con más de 10 años de experiencia en la defensa de Derechos Humanos en general con énfasis en la población LGBTI. Se ha desempeñado como funcionaria pública en el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social como responsable de procesos del frente social en la Zona 8. En el Ministerio de Educación estuvo al frente de procesos de mejoramiento pedagógico en el mismo territorio. Tiene una profunda convicción social, luchadora incansable por la defensa de derechos humanos de niñas, niños, adolescentes, mujeres y personas LGBTI.

De acuerdo con el artículo 7 de la Ley Orgánica de los Consejos Nacionales para la Igualdad, los consejos están conformados de manera paritaria por consejeras y consejeros, representantes de las funciones del Estado y de la sociedad civil, en un total de diez integrantes con sus respectivos suplentes; y preside el o la Representante del Presidente de la República. En este contexto, tanto Bowen como Mite, fueron designadas como Representantes del Ejecutivo, principal y suplente respectivamente, mediante Decreto Ejecutivo Nro. 986 del 08 de abril de 2016.


El Consejo Nacional para la Igualdad de Género es un mecanismo especializado del Estado responsable de asegurar la plena vigencia y el ejercicio de los derechos de las mujeres y personas LGBTI, consagrados en la Constitución y en los instrumentos internacionales de derechos humanos. Entre sus objetivos se encuentra la transversalización  el enfoque de género en las diferentes funciones del Estado e instituciones del sector público, incidiendo en los patrones sociales y culturales para garantizar la igualdad y la no discriminación; la formulación de políticas públicas para disminuir las brechas que generan desigualdad y discriminación hacia las mujeres y la población LGBTI, con las diferentes funciones del Estado e instituciones del sector público; y la observación, seguimiento y evaluación en el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y de la población LGBTI, en las diferentes funciones del Estado e instituciones del sector público.