viernes, 23 de octubre de 2015

El sexo y el apellido serán de libre elección en la cédula



El género y el apellido podrán escogerse en la cédula de identidad. Así lo establece el proyecto de Ley del Servicio Nacional de Gestión de la Identidad y Datos (exreformas al Registro Civil), que está listo para pasar el visto bueno en la Comisión de Gobiernos Descentralizados de la Asamblea.
Hoy la mesa discutirá el borrador del informe para el segundo debate. Entre las novedades sustanciales, contempladas en este proyecto de 114 artículos, está el cambiar la palabra 'sexo' del documento por 'género'.
Esto será voluntario y dedicado a los transgéneros, que han luchado por conseguirlo. "La Ley del Registro Civil es de 1976, no concuerda con la Constitución que garantiza los derechos y la no discriminación por identidad sexual. Esta propuesta reconoce el género por autodeterminación", explicó a Diario EXPRESO el presidente de la comisión, Richard Calderón.
Esa modificación, sin embargo, solo se evidenciará en la cédula, no en la tarjeta índice que es privada y se conserva en el Registro Civil. Con ella se cotejan los datos en el caso de que una persona quiera casarse. El matrimonio entre personas del mismo sexo no está reconocido en la legislación ecuatoriana.
¿Pero cuál es la diferencia entre sexo y género? El primero es lo biológico, con el que se nace: hombre o mujer. Mientras que el segundo es cómo se siente y se mira una persona, el rol cultural en la sociedad. Es decir, masculino o femenino.
Aunque para la mayoría de ecuatorianos eso podría ser solo una cuestión semántica, para el colectivo de transgéneros significa frenar la discriminación para trabajar, acudir a los centros de salud, estudiar o alquilar un departamento.
Ricardo Bravo, por ejemplo, nació mujer, pero usó hormonas, tiene barba y luce como un hombre. También se cambió de nombre y acudió a una entrevista de trabajo, pero lo rechazaron porque su cédula dice "Sexo: F" (femenino). Tampoco se trata de una "ley para cambiar de sexo, sino de reconocimiento sobre la identidad de una persona", explicó a este Diario la doctora Elizabeth Vásquez, experta en temas transgéneros.
Los menores de edad que se sientan transgéneros no podrán solicitar esta modificación en sus cédulas. Esto estará vigente solo para los mayores de 18 años y por una sola vez.
El uso del apellido es otra innovación en el proyecto. Se escogerá si se quiere llevar el apellido materno en primer lugar y no el paterno, como ocurre en la actualidad. También será a los 18 años.
Otros cambios
Institución
El Registro Civil se convertirá en el Servicio Nacional de Gestión de la Identidad y Datos Civiles. Así se definieron sus competencias para determinar que se lo considere un servicio a la ciudadanía. Según sus patrocinadores, es un cambio importante en el diseño de la nueva institucionalidad.
Divorcios
El borrador del informe del proyecto de ley señala que este servicio tendrá nuevas facultades como la celebración y disolución de las uniones de hecho, por mutuo acuerdo, entre convivientes. Además, allí se podrá divorciar por mutuo consentimiento, de la misma forma que se establece en la Ley Notarial.
Adopción
El matrimonio y la adopción para parejas del mismo sexo no están previstos en estas reformas al Registro Civil. Eso se mantiene como antes. Se trata de opciones que solo están permitidas entre hombre y mujer, tal como reza la Constitución aprobada en 2008. No se prevé un cambio.
Transgénero
"El cambio debe ser universal"
Es un paso adelante en el camino de los derechos y la equidad en Ecuador, dijo la presidenta de la Asociación Alfil, Rashel Erazo. Para ella, que nació hombre y lucha por los derechos de las diversidades sexuales, la palabra sexo es la íntima corporalidad, mientras que el género es lo evidente, con lo que las personas se identifican, explicó.
"Ese cambio en la cédula de identidad debe ser universal y definitivo, no voluntario", opinó. Según ella, no existe diferencia. "Todos tenemos género, la vida de las personas no es opcional", advirtió.
Gais y lesbianas
"Es un avance en la lucha de ellos"
Existe confusión en la definición de los gais y los transgéneros. En la cédula se identifica por el sexo de la persona, no por el género, explicó a EXPRESOel bloguero y activista en temas de diversidades sexuales Francisco Guayasamín.
Por ejemplo, a los transgéneros los detienen en aeropuertos y fronteras porque lucen diferentes a lo que indica su documento de identidad. Los gais y lesbianas no tienen problema con eso. La propuesta del cambio en la cédula es solo para los transgéneros, es decir para personas que no pueden o no quieren aceptar su sexo físico. "Es un avance para ellos", dijo.
Carla Maldonadomaldonadoc@granasa.com.ec Quito