jueves, 2 de mayo de 2013

FUNDAMENDIOS DEFIENDE LAS HIPÓTESIS DEL PASTOR ZAVALA


En la víspera del día de la Libertad de Prensa, la organización Fundamedios emitió un informe sobre la situación del ex candidato presidencial, Nelson Zavala, quien perdió sus derechos políticos y fue multado con 3.100 dólares por emitir discursos que incitaban al odio en la campaña electoral.

En aquel periodo, el político tomó como eje de su propuesta la “defensa de la familia”, lo que incluía una retahíla de insultos contra los homosexuales, a quienes considera inmorales y con trastornos. “¿Por qué al homosexual se le ocurre tener sexo por el ano si Dios se lo dio para defecar?”, llegó a decir Zavala en una entrevista que publicó este Diario el 6 de febrero pasado.




Frente a eso Fundamedios indica que “el derecho a la libertad de expresión protege incluso aquellas expresiones que ofenden o perturban, por ende el mero hecho de que un grupo se sienta insultado por un tipo de expresiones, no determina necesariamente la existencia de un discurso de odio susceptible de la imposición de responsabilidades ulteriores”. Y agrega que “al no existir un consenso acerca de la legalidad de estas uniones, ni certeza científica sobre el origen de la homosexualidad, es legítimo y necesario que se debata acerca de este tema”.

En cambio, para Pamela Troya, del colectivo Igualdad de Derechos Ya, esto no es correcto. Ella fue una de las principales promotoras de la demanda contra Zavala en el Tribunal Contencioso Electoral (TCE).

La activista aclara que las declaraciones de Zavala no se dieron en el marco de un debate jurídico sino como parte de la campaña electoral. Ella aclara que todo el plan de Gobierno de Zavala era atacar a los homosexuales. Todo ese discurso, señala, incentiva la formación de estereotipos y prejuicios que convierten a los homosexuales en ciudadanos de segunda clase.

Hay una diferencia de criterio entre Fundamedios y Troya, puesto que para el primero las declaraciones de Zavala no incitaban al odio, mientras que para la segunda sí. “La libertad de expresión sí debe tener límites”, aclara la activista.

Y explica que esas fronteras están cuando las expresiones afectan a un tercero. En ese sentido, para Troya, Fundamedios coadyuva a la formación de estereotipos al desligitimar la sentencia del TCE. Para ella, la ONG defiende la postura de que en el marco de la libertad de expresión todo es dable, incluso insultar o fomentar el odio a grupos minoritarios.

Mientras que Dianne Rodríguez, activista y ex candidata a asambleísta, aclaró que “se puede debatir sí, pero con altura, con argumentos sustentables y educación. Eso hace la diferencia entre seres humanos civilizados y gente ahogada en el infantilismo”.

Advierte que la “información que se vierte en los medios de comunicación, tiene un alto impacto ante los expectantes, tanto así que la situación no se la puede, únicamente, fragmentar con el fugaz instante de una campaña política, pues posiblemente el espectador, se forme un concepto en relación a los criterios, opiniones e insultos vertidos”.



Source: http://www.telegrafo.com.ec/actualidad/item/fundamedios-defiende-las-tesis-del-pastor-nelson-zavala.html