lunes, 3 de diciembre de 2012

SUPUESTO PASTOR CRISTIANO SE ALIA A LA FAMILIA MAS CORRUPTA DEL ECUADOR

CON MOTIVO DE LAS DECLARACIONES HOMOFÓBICAS DE NELSON ZAVALA, CANDIDATO PRESIDENCIAL DEL PARTIDO ROLDOSISTAECUATORIANO



La Constitución de la República constituye un referente en la historia del país y ante lacomunidad internacional por contener una propuesta de sociedad que respeta entodas sus dimensiones la dignidad de las personas y las colectividades. Sus principiosfundamentales plantean la construcción de un Estado constitucional de derechos y dejusticia, con carácter social, democrático, intercultural, plurinacional y laico; y enconsecuencia propone la construcción de relaciones donde la centralidad son laspersonas, los pueblos y la naturaleza.

En la historia reciente, no existe proceso constituyente que haya recogido con tantariqueza y diversidad las demandas pasadas, presentes y futuras de distintos actoressociales, políticos e institucionales, producto de luchas acumuladas por décadas. Entreellas, están los procesos de dignificación de la comunidad LGBTTIQ que no solo hademandado igualdad y no discriminación, sino inclusión, actoría social y política, y demanera sustancial emancipar a una sociedad que da la espalda a la realidad, ancladaen el silencio, el prejuicio y el odio cotidiano y público, como una manera de negarse así misma y a su profunda diversidad.

En este sentido, nuestra Constitución constituye un mandato ético y jurídico para todosquienes habitamos en el Ecuador, cualquiera que sea nuestra actoría o proyecto devida. En consecuencia, el ejercicio de las libertades y derechos tiene un alcance y unlímite impuesto por la dignidad humana y en el caso que nos ocupa por el principiouniversal de no discriminación, lo que debe ser recordado en la presente épocaelectoral como presupuesto básico por parte de los candidatos y candidatas a laPresidencia de la República y otras dignida des de elección popular, tanto enmomentos de campaña electoral, como en sus futuras decisiones en calidad de autoridades públicas, con respecto a la normativa, las políticas públicas y los servicios públicos.

Por lo tanto, los candidatos y candidatas, así como los partidos políticos querepresentan, deben asumir con suficiente ética y responsabilidad el reconocimiento dela libertad e igualdad de todos y todas, ejerciendo plenamente sus derechos políticos,sin menoscabar o anular el ejercicio de los derechos fundamentales de otros grupossociales y minorías que también forman parte de la sociedad ecuatoriana. En el campo de la promoción electoral, a través del ejercicio de la libertad deexpresión, la comunicación y la información deben propender a que exista unaadecuada toma de decisiones por parte de los ciudadanos y ciudadanas con respectoa su futuro, para lo cual, la misma Constitución de la República garantiza el derecho abuscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna,contextualizada, plural y sin censura previa acerca de los hechos, acontecimientos yprocesos de interés general, y con responsabilidad ulterior (Art. 18 CRE).

Pero además, la promoción electoral debe realizarse con respeto a la dignidad de laspersonas, de las familias y de los grupos sociales, sin incitar al odio, a la violenciafísica y moral, a la discriminación, al desprecio ni al rechazo. Cabe mencionar, que laConstitución de la República prohíbe la emisión de publicidad que induzca a laviolencia, la discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intoleranciareligiosa o política y toda aquella que atente contra los derechos. (Art. 19 CRE). Asímismo, el Código Penal sancion a con prisión de seis meses a tres años, “el quepúblicamente o mediante cualquier medio apto para su difusión pública incitareal odio, al desprecio, o a cualquier forma de violencia moral o física contra una omás personas en razón del color de su piel, su raza, sexo, religión, origennacional o étnico, orientación sexual o identidad sexual, edad, estado civil odiscapacidad” (Art innumerado, capítulo delitos de odio CP)

En esa línea, la Defensoría del Pueblo llama la atención al candidato presidencial delPartido Roldosista Ecuatoriano, Pastor Nelson Zavala, quien se refirió públicamente alos grupos sociales LGBTTIQ como “inmorales” y “anormales”, dando a conocer suinterés de regular el respeto de los homosexuales a la “verdadera familia”, medianteiniciativas normativas del Ejecutivo, manifestándose además, en contra de las“marchas del orgullo gay”. Estas expresiones contradicen normas expresas de la Constitución de la República,los instrumentos internacionales de derechos humanos y demás provenientes de ladignidad humana, así como del Código Penal ecuatoriano, estigmatizando a losgrupos LGBTTIQ en detrimento de su integridad física y psicológica, moral, honra,imagen y reputación, incitando al odio o rechazo entre habitantes del Ecuador.

Pero además, sus declaraciones promueven esteriotipos con relación a la definiciónde lo que es una “verdadera familia”, argumentando que la familia heterosexual es elmodelo único y aceptable, desconociendo otros tipos de familia, como por ejemplo lafamilia consanguínea que se conforma también con los abuelos, la familiamonoparental donde solo hay uno de los padres, la familia de madre soltera, la familiade padres separados, familias compuestas por personas del mismo sexo, familiaadoptiva, familias reconstituidas con un progenitor que se une con una& nbsp;persona solterasin hijos o familias de distintas culturas étnicas o religiosas, etc., reconocidas en el artículo 67 de la Constitución que expresa: “Se reconoce la familia en sus diversos tipos. El Estado la protegerá como núcleo fundamental de la sociedad y garantizará condiciones que favorezcan integralmente la consecución de sus fines. Estas se constituirán por vínculos jurídicos o de hecho y se basarán en la igualdad de derechos y oportunidades de sus integrantes”.

En consecuencia, la Defensoría del Pueblo censura las expresiones contra los grupos LGBTTIQ, difundidas por el candidato presidencial Nelson Zavala y solicita al referidocandidato y al partido político que lo auspicia sujetarse a las normas constitucionalesantes mencionadas, por constituir un mandato ético y jurídico el cual debemos respetary hacer respetar a todos los habitantes del país. El desafío de ser diferentes es sentirnos semejantes.

Ramiro Rivadeneira Silva
DEFENSOR DEL PUEBLO