martes, 20 de diciembre de 2011

PAREJAS GAY SIGUEN CON TRABAS PARA OBTENER LA UNION DE HECHO

Abel, de 37 años, y Eduardo, de 29, conviven desde hace seis años. Pero pese a que la ley establece que tienen una unión de hecho a partir de los dos años de convivencia les resulta difícil acceder a todos sus derechos.

Ellos quieren formalizar su compromiso como está garantizado en el artículo 168 de la Constitución. “Vamos a notarizar nuestra unión en el 2012”. Abel cuenta que hay notarías que se niegan a registrar la unión de hecho y por esta razón cree necesario que los funcionarios públicos reciban capacitación sobre la aplicación de la ley.

Aunque Eduardo reconoce que en Quito, por ser la capital es más fácil, reclamar los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Anteayer, Janneth Peña, de 50 años, logró tras cinco meses de lucha que el IESS le pagará la pensión de Montepío y Cesantía por su pareja fallecida.

En ciudades pequeñas como Machala, lugar donde nació Abel, las parejas del mismo sexo tienen mayor dificultad para legalizar su convivencia.

Eduardo explica que estas trabas en los trámites se multiplican cuando una pareja quiere sacar un crédito o arrendar un inmueble. Este es el caso de unas amigas suyas. Ambas son lesbianas y conviven en unión de hecho.

Ambas están solicitando un préstamo hipotecario al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y aún no saben si les aceptarán. Aunque el caso de Peña les alienta y creen que es un precedente que facilitará el trámite.

Otro caso es el de Roger y Raúl, quienes conviven desde hace tres años Roger, de origen alemán, no puede nacionalizarse en el Ecuador, pese a que este derecho debiera estar garantizado en la unión de hecho.
Abel enfatiza que para sus amigos transexuales es mucho más difícil ejercer sus derechos ciudadanos. Por ejemplo, menciona la dificultad que tienen para obtener la cédula de identidad.

Karla (nombre protegido) acudió al Registro Civil con su identidad femenina. Y le dijeron que se ponga ropa de hombre, se corte el cabello y se quite el maquillaje, para darle la cédula.

Eduardo cuenta que estudió diseño de modas y al presentar su tesis adjuntó una dedicatoria a su novio. Esto causó conmoción en los profesores que revisaron la tesis. “Primero ellos pensaron que era un error de tipeo”.

Eduardo señala que los derechos ciudadanos se ejercen a diario. “Sentimos discriminación cuando vamos tomados de la mano a hacer una transacción bancaria”. También relatan que los funcionarios públicos, los policías y los militares maltratan a los gays, lesbianas y transexuales. Ellos defienden el hecho de que se tomen de la mano, se besen si tienen ganas de hacerlo y reclaman que no tienen por qué reprimir este deseo.
También dicen que la Ley permite cerrar un bar a las 03:00 pero un sitio de entretenimiento gay se cierra media hora antes. “Nos niegan el derecho a ser protegidos por esos agentes del orden”, exclama Eduardo. Abel añade que “piensan que porque somos gays somos débiles” pero la historia demuestra que no era así. Él relata que hace 20 años lo tomaron preso en dos ocasiones. “Podían apresarte por mostrar la tendencia sexual” y concluyen que lo del IESS fue un gran logro.

Otros detalles

Pese a que existe  la legalización de las uniones de hecho en el Ecuador, los notarios, quienes son los encargados de validar la unión , sonrenuentes a consumar este tipo de uniones.

Los beneficios  de un seguro de vida, compartir préstamos deudas, ingresos, bienes o propiedades son algunos beneficios que tiene la unión de hecho.Estos se garantizan en el artículo 68 de la Constitución.