jueves, 26 de mayo de 2011

¡La primera abogada trans!

Mayo 19, 2011 | Extra.ec


Mabel García Lucas, de 47 años, presentó el miércoles pasado su  tesis de grado oral en la carrera de Derecho de la Universidad Estatal, en la península de  Santa Elena. Ella asistió al sitio con  un terno café que le hacía juego con unos aretes dorados.  
Su cabello tinturado de amarillo  lo recogió con unos sencillos sujetadores. No faltaron las uñas postizas y los zapatos de taco que acentuaron su feminidad frente a los asistentes a la ceremonia. 

Desde luego que no era la única alumna del quinto año de Derecho que ese día lograba con
éxito su meta, pero sí la primera transexual femenina que se alistaba a obtener el
título académico de Abogada de la República, pese a los obstáculos que tuvo
al principio, al no ser aceptada por varios compañeros, pero ella no se retiró
de las aulas y siguió hasta culminar.

“Algunos se portaron así por falta de conocimiento”, señaló.

Se robó al tribunal
El tema de su tesis estuvo relacionado con la comunidad transexual en el cantón Salinas y las leyes. 
Por cuarenta y cinco minutos, la trans femenina habló sin equivocarse.

El auditorio se llenó de amigos y familiares, quienes al final de la intervención aplaudieron emocionados.
Las lágrimas también fluyeron y, por ende, las felicitaciones.

Muy buena
La calificación que obtuvo Mabel por parte del tribunal de grado, conformado por el
doctor Carlos San Andrés, decano de la facultad; Ana Tapia Blacio, jueza de la Niñez; y
Luis Vargas Cueva, instructor de tesis,  fue de muy buena.
“¡Pasé...pasé!”, gritó la nueva profesional, quien en los próximos días asistirá al acto de
incorporación, donde recibirá la investidura oficial como  nueva  abogada de la República del Ecuador.

“Ñaña  te queremos mucho, nosotras te aceptamos tal como eres”, dijeron las dos hermanas de
la trans que asistieron a la ceremonia.
¡Su vida!
Aunque Mabel no quiso hablar de su vida y ni de su familia, Ana María García, su hermana mayor, 
relató que hace años ella se fue de la casa ante los problemas que tenía con sus padres y hermanos
por su tendencia. Al ser incomprendida, Mabel se fue a vivir sola a los 16 años, logrando trabajar
como decoradora de interiores y de cajera en una pizzería. También se defendió con la peluquería.

A los 26 años se radicó en Santa Elena, donde se puso un salón de belleza que en la actualidad
conserva. Luego sus padres fallecieron y se desvinculó de algunos hermanos que no la aceptaban
como es.

“Salió adelante sola, le doy gracias a Dios por haberla ayudado, me siento orgullosa de ella”,
señaló Ana María.
Al igual que otras trans, Mabel   manifestó que por varios años sintió que vivía encerrada en un
cuerpo de hombre, pero ahora no.
Líder activista
En la actualidad es la directora de la Fundación de Transgéneros Peninsulares y por el momento
no tiene tiempo para el amor, lo cual considera secundario. No así su capacitación intelectual.
“Me gusta el Derecho Penal, pero no estudié para meter y sacar presos, sino para ayudar en
el área social”,  señaló.

Hoy, como abogada le gustaría ingresar en la política, ya que otra  de sus metas es ser consejera
del cantón Salinas para desde allí hacer muchas obras.
Mabel se alista para la investidura que se realizará en los próximos días. Aunque no tiene dinero
para hacer una gran fiesta,  señaló que se sentirá feliz con una sencilla reunión.
“Será una gran profesional”
Sonia Santos, compañera de Mabel desde el preuniversitario, señaló que al principio ella fue
discriminada por los jóvenes que se burlaban a sus espaldas, pero que al final de la jornada,
por su forma de ser, se ganó el cariño y el respeto de todos.
Indicó que Mabel siempre asistió a clases con ropa de mujer y que como alumna se destacó.
“Fue una de las mejores estudiantes del curso. Por eso será una gran abogada, es la primera trans
que llegó a donde quería”, señaló Santos.

Fuente: Diario Extra