martes, 1 de marzo de 2011

NO SE HACE NADA PARA CREAR UNA SOCIEDAD TOLERANTE

Que no los tratan igual, que la justicia para ellos o ellas es lenta y que no se hace nada para crear una sociedad tolerante son algunas de las quejas de las organizaciones de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexos o Hermafroditas (GLBTI).
Policias fingen estar tratando con pesonas trans como parte de su capacitación

“Evelyn”, una trans de 30 años, fue asesinada el 12 de febrero en el sector de La Y, norte de Quito. Con la falda levantada y su cuerpo entre los matorrales, agentes de la Unidad de Criminalística inspeccionaron la escena del crimen para determinar el modus operandi de los asesinos. Junto al cadáver había un pico de botella con el que abrieron el vientre de “Evelyn”.

Sus compañeras dicen no saber nada al respecto. Aún está por definirse si se trató de una represalia por su inclinación sexual o un crimen común.

Para la Asociación Silueta X, este es solo uno de los tantos crímenes de odio que se evidenciaron en el país en los últimos dos años. Según datos de está organización, durante el 2010 y lo que va del 2011 fallecieron seis personas trans producto de la intolerancia, el irrespeto y el desconocimiento de la gente frente a la diversidad de sexualidad.

Por ejemplo, en el mismo mes en el que se encontró muerta a Evelyn Ormeño, “Gabriela”, también recibió un balazo en la cabeza. Sus victimarios fueron dos sujetos que la atacaron cuando estaba dentro de su gabinete de belleza, ubicado en el Guasmo sur de Guayaquil. La víctima quedó en estado de coma y luego de cinco días murió.

Según Efraín Soria, vocero de la fundación Equidad, este tipo de crímenes son comunes en la sociedad y que, si bien es cierto varios de estos salieron a la luz, hay muchos asesinatos a personas GLBTI que se quedan en el anonimato.
Para Soria, la principal causa es la lentitud en los procesos legales y la falta de apoyo de las autoridades, sobre todo de los legistas. “Las leyes no son iguales para una persona heterosexual que para una persona trans, pareciera que a nadie le importa cuando muere uno o una de las nuestras”, expresó.

Pide que la sociedad se una para luchar en contra de los crímenes de odio. “Cuando hubo el caso de la menor de edad que fue brutalmente apuñalada por su padrastro en Guayaquil, se unieron los políticos, la sociedad y la fuerza pública, por eso se capturó al criminal. ¿Por qué no se hace lo mismo cuando se trata de un homosexual violentado?”, cuestionó Soria.

Por otro lado, el coronel Edmundo Moncayo, comandante del distrito metropolitano de Quito, manifestó que “las leyes son para todos” y que “la seguridad pública tiene la obligación de resguardar el bienestar de toda la sociedad, sin importar la inclinación sexual, la religión ni la raza”. Moncayo expuso que no pueden tenerse preferencias hacia ningún grupo, ya que “no podemos únicamente dedicarnos a proteger a las personas homosexuales, pues la seguridad es para todos”.

Sin embargo aclaró que debido a la incidencia de violencia contra personas de género sensible, la Policía brindará mayor resguardo realizando constantes patrullajes en lugares frecuentados por transexuales y transgéneros.

Municipio de la capital
Norman Wray, presidente del Comité de Equidad y Género del Municipio de Quito, reveló que los crímenes de odio en el país “son un vil reflejo de la intolerancia que los ecuatorianos tenemos frente a lo diferente”. En el 2007 entró en vigencia una ordenanza que prohibía la discriminación a personas con inclinaciones sexuales distintas a la habitual, pero este trabajo duró aproximadamente más de dos años.
Para Wray es más que obvio que la cultura ecuatoriana no está preparada para respetar este tipo de diversidades. Sin embargo, dentro de los proyectos municipales se busca crear una conciencia no homofóbica desde los colegios. “Intentamos llegar a los jóvenes, la tarea es dura, pero por algo se empieza”, manifestó el concejal.

El funcionario expresó que gracias a esta comisión y a la organización de las personas GLBTI se creó proyectos culturales, en los cuales la gente conozca más sobre el género sensible. “Aún nos falta mucho por hacer, estamos trabajando al respecto”, mencionó Wray.

Sangre trans
Machala, noviembre 2010:
“Johanna” y “Débora” fueron asesinadas brutalmente. Destrozaron sus cráneos a golpes y luego las hirieron repetidamente con un arma blanca. Sucedió en el barrio Abdón Calderón.

Salitre, mayo 2010:
 “Alison” fue hallada semidesnuda, colgada de una viga en su gabinete, ubicado en la avenida 24 de Mayo, en el barrio la Bocana. Familiares creen que fue asesinada por un conocido, por cuanto no se encontró su teléfono celular ni el dinero que guardaba en un cajón producto de su trabajo como peluquera.

Quito, noviembre 2010:
“Adriana” fue ultimada en el sector de la Lucha de los Pobres, presuntamente por su pareja. Su casa quedó totalmente manchada de sangre producto de los cortes en su yugular.

Guayaquil, febrero 2011:
“Gabriela” recibió un balazo en la cabeza. Sus victimarios fueron dos sujetos que la atacaron cuando ella estaba dentro de su gabinete de belleza ubicado en el Guasmo sur. La joven quedó en estado de coma y luego de cinco días murió.

Quito, febrero 2011:
Luis Fernando Ormenio, de 30 años, oriundo de la provincia de Manabí, y conocido en la vida nocturna como “Evelyn”, fue asesinado en el sector La Y, en el norte de Quito, con el pico de una botella.